TWITTER

miércoles, 18 de octubre de 2017

La respuesta



Es muy posible que la tan esperada respuesta del rebelde Puigdemont sea de esta guisa, como la misiva que un niño de la Costa Brava-publicada, cómo no, por el diario del Conde de Godó-envía al Presidente del Gobierno. En fin, Sr. Rajoy, que no moleste usted más a los catalanes, grandes y chicos, padres y niños, todas y todos. ¿Habrá otra prórroga para saber si el rebelde ordenó el código rojo? El mundo en vilo a la espera de las medidas del Presidente.

lunes, 16 de octubre de 2017

Un lunes más



Andaba el pueblo emocionado con este lunes atípico: que si Puigdemont diría que sí, que proclamó la república, que si en justa reciprocidad se aplicaría el 155 y hoy mismo se cerraba TV3, que si Trapero y los Jordis dormirían en prisión, que el Mayor hasta iba de paisano y los barbudos con mochila por si las moscas...Al final el lunes resultó como todos los lunes, una cosa anodina que pasó, o casi ha pasado, sin pena ni gloria, por lo que todo salió según lo previsto, que bien puede resumirse en una nueva versión de la gracieta de antaño referida al Real Madrid: ¿y Trapero qué, otra vez campeón de Europa?

Y es que resulta tan extravagante el delito de sedición, que un ropón examina los indicios de su comisión, los considera sólidos, le pide opinión al fiscal y le dice al reo que se vaya a comer y que vuelva dentro de un rato, a ver qué hago con usted. ¿Y qué hace su señoría? Pues no jugarse la carrera, darle suelta con retirada del pasaporte y decirle que vaya a verla cada quince días, de paisano o de uniforme, como le venga en gana. Sostienen los optimistas, para justificar la libertad y no la prisión provisional, que en todo caso la sedición ya se ha consumado, por lo que no cabe hablar de reiteración delictiva, pero uno se pregunta si entonces no estamos ya en la antesala de lo otro, que es la rebelión.

Son los mismos optimistas que hasta hace bien poco decían, y siguen diciendo, que para esto no hace falta el 155, que es una cosa muy farragosa, sino el Código Penal. Pues ya lo ven, no parece que la sedición esté en ese texto legal: ni está ni se le espera, como aquel general del único golpe-o autogolpe- de Estado que hemos conocido. Porque lo de Cataluña parece un golpe pero no lo es, como certifica María Soraya cada vez que toma el micrófono y habla a Puigdemont: nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución. Insuperable, sin duda. A estas horas de este lunes  que tanto prometía quedan por declarar los dos Jordis, pero a estas alturas elucubrar sobre su suerte procesal es ya obsceno: sólo hay que ver la cara de felicidad con la que ambos hacen el paseíllo en la Audiencia Nacional. ¿Y las mochilas? Quia, recuerdos de su época cumbayá.

Adenda: Dos horas después de escribir estas líneas se conoció que los Jordis iban camino de Soto del Real, lo que no deja de causarme una cierta, aunque gozosa, sorpresa. Si bien no habrá que dejarse llevar por la euforia y sí preguntarse por qué estos tipos dan con sus huesos en la cárcel y no corren la misma suerte Trapero, Junqueras y Puigdemont. Habrá que esperar.