TWITTER

jueves, 27 de julio de 2017

De la prueba testifical



Ayer paso por la Audiencia Nacional, en calidad de testigo, el Presidente del Gobierno en el juicio de la Gürtel. Como era de esperar, el gallego se fue de rositas, lo que para un testigo en un proceso es lo habitual, ya que lo contrario equivale a ser empapelado por ofrecer falso testimonio. Para los apologetas del Presidente, que son los mismos del Consenso del 78, el hombre salió airoso y rumboso; para los detractores, que se reúnen todos en las televisiones del duopolio, aquello fue una colosal estafa que contó con el apoyo del presidente del Tribunal, quien no tenía empacho en no permitir aquellas preguntas que resultaban a todas luces improcedentes o directamente estúpidas, si bien tampoco llegó la pregunta del millón y a gritos: ¿ordenó usted el Código Rojo?

Entre los más airados, cómo no, el amigo Echepenique, consejos vendo que para mí no tengo, que desde su púlpito cibernético soltaba la bilis habitual, quizá porque pensaba que de esa pantomima Rajoy salía esposado camino de Soto Real. Tanto desconoce el podemita el foro, que se quejaba con amargura de que con ese magistrado cortante Rajoy no necesitaba abogado defensor, como si los testigos fuesen a juicio con asistencia letrada. Supina ignorancia jurídica, la de tanta garantía de defensa, que sorprende en alguien que no deja de ser un aprendiz, minúsculo en todos los sentidos, de aquel fiscal Vyshinski. Para mandarlo a la Lubianka, y cuesta abajo.

martes, 25 de julio de 2017

De culo



Superado lo grotesco, hay algo obsceno en todo el prusés catalán que va más allá de lo disparatado de la propuesta y los medios empleados. Lo último, justo cuando aquellos que todavía atesoran un poco de cordura abandonan el barco, ha sido meter en danza a la ínclita Yoko Ono, un personaje sobre el que uno no tenía del todo claro si seguía en este mundo o había pasado a mejor vida, las mismas dudas que le embargan referentes a si esta mujer sabe dónde está Cataluña, aunque público y notorio es que la mayoría de manifiestos, aquí y allá, se firman sin leer su contenido. El caso es que Ono, toda una especialista en rupturas, está a favor del derecho a decidir de los catalanes, como también, si se le pone delante el papel para que figure como abajofirmante, estará a favor de la autodeterminación de los riojanos.

Más que visto el culo de Yoko Ono, uno de los más feos de la historia humana, y como acicate para aquellos  que todavía tienen dudas de cara al 1 de octubre, no estaría nada mal que mostrasen el suyo musas del prusés como Pilar Rahola o Nuria Feliu, acompañadas del inefable Lluís Llach y su inseparable estaca. Qué mejor metáfora para la apasionante aventura que se emprende.

viernes, 21 de julio de 2017

Autocrónica




  Presentación del libro Demens Catalonia

Crónica de Tolerancio


El pasado martes 18 de julio, el mismo día en que los chicos de CUP engalanaban las calles de Barcelona con un cartel de Franco y la leyenda NO VOTES, extravagante contrasentido pues el citado general estaba abonado a los referéndums, tuvo lugar en la Casa del Libro de Rambla de Cataluña la presentación del libro Demens Catalonia, de Javier Toledano, patrocinado por la Asociación por la Tolerancia.

La presentación corrió a cargo de Eduardo López-Dóriga, presidente de la Asociación, y de primerísimos espadas como Pablo Planas y Ramón de España. Lo cierto es que el evento fue la excusa perfecta para disfrutar de los parlamentos de ambas personalidades. Pablo Planas desglosó algunos de las entradas del libro, presentado en forma de diccionario (entradas que por voluntad del autor se denominan electrochoques en atención a la materia psiquiátrica tratada), y demostró con brevedad, ingenio y una capacidad de análisis sucinta y certera, saberse mejor el contenido del libro que el propio autor.

Ramón de España deleitó a los asistentes con sus chanzas y chascarrillos y su retrato irónico y vitriólico, de la insufrible realidad política propiciada por el régimen aborigenista. Tabarra fue la expresión más utilizada por el mordaz ensayista. Ambos ponentes compartieron la opinión, generosa e indulgente a buen seguro, de las bondades de la obra presentada. Y cedieron la palabra al autor que, para sus adentros se dijo ésta es la mía, agarró el micrófono con hambre lobuna y atizó una chapa considerable al auditorio, de tal suerte que uno de los asistentes, condenado ilustre de esta legión, no pudo evitar sestear en su localidad con los brazos cruzados sobre el pecho con gesto de beatitud abacial.

El autor abordó varios asuntos, como la redacción anterior de un manual de autoayuda para socorrer a los acomplejados, que rebautizó como amontillados, ante el nacionalismo indígena, el por qué de la elección del título y de la ilustración de la portada, una somera revisión de algunas de las entradas (o electrochoques) elegidas y la inclusión, en una hipotética y futura reedición, de otras nuevas con motivo de la abundante producción de gansadas y disparates de nuestro latoso particularismo. De esas futuras entradas fue celebrada con profusión de risas la que tituló tanque, en su acepción de carro de combate, y que reproducimos a continuación como punto final a esta crónica.    

Tanque: “Vehículo blindado que dispone de mecanismos de disparo de munición artillera que los nacionalistas más exaltados desean ver entrar en BCN por la Diagonal”.

“Para los nacionalistas, los tanques de la Acorazada Brunete devienen fetiches eróticos de gran poder afrodisíaco. Nuestros aborigenistas gimen, suspiran, levitan, se licúan, se deshacen en una torrentera de jugos… al soñar que una columna de blindados se desliza con su rechinante frezar de oruga metálica por el asfalto de la Diagonal… es el éxtasis… ni que decir tiene que muchos de nuestros nacionalistas abrigan el inconfesable deseo de ser abruptamente sodomizados por el apuesto oficial que emerge de la torreta con sus lentes polarizadas, bigotito recortado, pañuelo de seda al cuello y acento marcadamente extremeño”.

“Los adeptos a esa extraña parafilia, “el tanquismo” , conjugan esas fantasías voluptuosas inspiradas por el fálico cañón del carro de combate, escupidor de fuego y lava, con una suerte de épica suicida y martirial pensando que harán frente al invasor con las manos desnudas, como hiciera Jan Pallach, el héroe de la revuelta de Praga que se quemó a lo bonzo ante las divisiones soviéticas, o emulando el valiente desplante de aquel héroe anónimo de la plaza de Tiananmen que detuvo la marcha de un blindado del Ejército Popular”.

“En resumidas cuentas, el tanque ingresa en el devocionario masoquista indígena en el que forma trinidad iconográfica con la cabra de la Legión y la pareja de la Guardia Civil caminera con tricornio, capota y carabina Máuser al hombro”.

PS.- Cabe añadir que el autor distribuyó entre los asistentes un test (10 sencillas preguntas con tres respuestas posibles cada una) de resolución voluntaria destinado a medir el grado de acomplejamiento del examinando ante el nacionalismo indígena. Como quiera que dicho test obra en nuestro poder, y también el baremo de puntuación, no dudaremos en ponerlo a disposición de todo condenado de esta legión que quiera someterse al experimento. Se garantiza discreción. No descartamos hacer gestiones ante don Reinhard para que éste, si lo estima oportuno, lo publique en su blog.


Tolerancio para La Legión de los Condenados
Casa del Libro, Barcelona, 18/07/2017… estado de la mar, marejadilla.